Vídeos

PROCESO ELECTORAL 2018

Nuestro sistema de federalismo electoral muestra signos de agotamiento. Más allá de las evaluaciones que se puedan realizar sobre el pasado proceso electoral, destacan los elevados niveles de abstencionismo. Nacidos para organizar y fomentar la participación ciudadana, los órganos electorales locales han demostrado que falta mucho por hacer para cumplir con esta tarea. A ellos corresponde la delicada función de la capacitación electoral y la educación cívica, para vincular a la sociedad con el fortalecimiento del régimen democrático. La promoción del voto y la participación ciudadana, tienen por objetivo combatir el abstencionismo porque representa una de las enfermedades que aquejan a la democracia. Es claro que el abstencionismo en materia electoral constituye un problema de educación cívica y responsabilidad social. Sin embargo, si una persona no acude a las urnas, también puede ser producto de una decisión libre y razonada. Consecuentemente, lo primero que hay que distinguir en el abstencionismo, es la presencia de una voluntad consciente de no acudir a las urnas, estando calificado para ello. Este es el abstencionismo activo que expresa una voluntad manifiesta de no votar.

#OpiniónCapital INE no modera sus privilegios: Dr. Isidro Cisneros

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

REBELIÓN CIUDADANA EN VENEZUELA

El bolivarianismo pregonado por el gobierno venezolano representa una ideología sustentada en el culto a la personalidad. Recordemos que a través de procesos interiorizados, los mitos y símbolos políticos cumplen funciones de legitimación del orden social. Forman parte de la dimensión cultural de la política en la medida en que producen significado y sentido para los integrantes de la comunidad. Se trata, según el sociólogo Zygmunt Bauman, de un intento por generalizar una práctica elitista de autoconstrucción de la identidad con el fin de agregar a los sujetos en su vida cotidiana. Encarna un conjunto de valores espirituales y materiales, así como los procedimientos para transmitirlos en la práctica histórica. De esta forma, la cultura bolivariana ha representado una modalidad de organización y control político de la conducta social. El poder siempre contiene una constante simbólica a pesar de que son distintos los modos como se ejerce y en nombre de quien se ejerce.  Venezuela se encuentra en vilo entre la reciente Consulta Popular convocada por la Asamblea Nacional en donde participaron 7.6 millones de ciudadanos, casi el 40% de los inscritos en las listas electorales quienes reclaman por libertad y democracia, y la elección para instaurar -sin la participación de todos esos ciudadanos- una Asamblea Constituyente concebida a la medida para reorganizar al Estado. Sus 545 escaños estan integrados preponderantemente por militantes del partido gubernamental quienes no ocultan sus intenciones para desmontar el actual marco jurídico e institucional para perpetuarse en el poder. La profunda polarización política, la creciente fragmentación social y la pronunciada crisis económica colocan a Venezuela en limbo de una guerra civil. Acentuando la represión y la persecución de Estado, así como la intolerancia política frente al disenso, el gobierno de Nicolás Maduro parece olvidar el legado liberal y republicano de Simón Bolívar según el cual: “todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad han exterminado finalmente a sus tiranos”. Mi intervención en Milenio Televisión:

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

DEFENSA DEL USO TERAPÉUTICO DE LA CANNABIS EN LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE CDMX

En la Constitución Política CDMX, artículo 9, apartado D,  numeral 7, se estableció que: “A toda persona se le permitirá el uso médico y terapéutico de la cannabis sativa, indica, americana o marihuana y sus derivados, de conformidad con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la legislación aplicable”. Este es un gran paso en nuestro proceso democratizador porque clarifica en nuestra norma suprema local, dos temas: de un lado, el derecho fundamental de todo ciudadano a procurarse el goce del más alto nivel de salud y del otro, alerta contra el peligro de un Estado Clínico que se abroga el poder de instaurar incondicionadamente aquello que es bueno para nuestra salud. Durante décadas prevaleció una visión punitiva que limitaba el uso de la marihuana a la perspectiva penal. Actualmente, el debate sobre la política hacia el cannabis reconoce que su uso se encuentra relacionado con una serie de estigmas y prejuicios, y que esta es una de las razones que explican porqué de manera tradicional el punto de vista de la criminalización dominó la discusión pública. Se cambió tal enfoque, porque esa manera de entender la problemática impedía observar con detenimiento a las personas que están detrás del uso de la marihuana y su circunstancia frente a la ley, pero también en relación con las instituciones de salud. La legislación federal supone ambigüedades para la práctica médica, ya que los profesionales de la medicina pueden ser penalizados en caso de prescribir cannabis con fines terapéuticos. Existe una contradicción legal entre el derecho de acceso a la salud de todos los ciudadanos, y la posibilidad real de obtener de forma segura y legal cannabis con fines terapéuticos, aún cuando ese tratamiento sea prescrito por un médico certificado. El estigma moral que todavía pesa sobre los usuarios es, en muchas ocasiones, un problema mucho más grave que el uso medicinal del cannabis.

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

NATURALEZA PLURIÉTNICA, INTERCULTURAL, PLURILINGÜE Y PLURICULTURAL EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA CDMX

Comisión de Pueblos y Barrios y Comunidades Indígenas Residentes de la Asamblea Constituyente CDMX, de derecha a izquierda: Patricia Ruiz Anchondo, Consuelo Sánchez Rodriguez, Bruno Bichir, Carlos Gelista, Ana Julia Hernández, Isidro H. Cisneros, Jesús Ramírez Cuevas, Tobyanne Ledesma, Mardonio Carballo, Nelly Juárez Audelo y Guadalupe Muñoz Ruiz.

Presentación de la propuesta sobre la naturaleza pluriétnica CDMX ante el Pleno de la Asamblea Constituyente el lunes 19 de diciembre de 2016. Comparto mi intervención en tribuna:

 

 

 

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

SARTORI: DEMOCRACIA Y DEFINICIONES

Para escuchar la entrevista pulse el siguiente link:

Giovanni Sartori fue un crítico de la democracia

Pensador siempre polémico, rico de interpretaciones y análisis, el politólogo italiano Giovanni Sartori, pertenece a una tradición de teóricos sobre la democracia que han establecido importantes mapas de ruta para enfrentar los desafíos a los que está sometido este régimen político. Impulsor del método de la comparación en las ciencias sociales, Sartori ha sido profesor en las prestigiosas universidades de Florencia -su ciudad natal-, Stanford y Columbia. En México, la Universidad de Guadalajara y la UNAM le han otorgado el Doctorado Honoris Causa. Desde el lejano 1957 cuando publicó su famosa obra Democracia y Definiciones, ha venido proponiendo un debate sobre las debilidades del régimen democrático, entre las que identifica el desafío del ciudadano total y los riesgos de la tiranía de la mayoría. Las democracias, sostiene, han construido su propia estabilidad después de haber pagado el precio por el sacrificio de millones de personas en dos guerras mundiales. La democracia se ha consolidado a través de los decenios y hoy evidencia grandes desencantos, disfunciones y defectos que se manifiestan ya sea a través de las promesas no mantenidas o por medio de un conjunto de reglas muy complicadas para poder garantizar resultados inmediatos. Sartori recuerda que actualmente muchos ciudadanos de las democracias contemporáneas han olvidado los horrores causados por los enemigos de la democracia.

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

MATRIMONIOS IGUALITARIOS EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA CDMX 2017

Artículo 11. H. 1. Esta Constitución reconoce y protege los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, travesti, transexuales e intersexuales, para tener una vida libre de violencia y discriminación. 2. Se reconoce en igualdad de derechos a las familias formadas por parejas de personas LGBTTTI, con o sin hijas e hijos, que estén bajo la figura de matrimonio civil, concubinato o alguna otra unión civil. 3. Las autoridades establecerán políticas públicas y adoptarán las medidas necesarias para la atención y erradicación de conductas y actitudes de exclusión o discriminación por orientación sexual, preferencia sexual, identidad de género, expresión de género o características sexuales.

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CON EL SOCIÓLOGO Y FILÓSOFO DEL DERECHO RAFAELLE DE GIORGI

Dr. Isidro H. Cisneros De Giorgi

Presentación de la obra: “Los Derechos Fundamentales en la Sociedad Moderna” del profesor Raffaele De Giorgi, en la Facultad de Derecho de la Universidad Anáhuac del Norte: “Nos encontramos huérfanos de ideas y no existen explicaciones válidas sobre el rumbo que nuestras sociedades podrían tomar. Todos los modelos y paradigmas jurídicos y políticos a través de los cuales nos explicábamos la realidad circundante, actualmente se encuentran en crisis. Al mismo tiempo, los intelectuales sufren un declive en cuánto interpretes de los cambios y de los tiempos. En una palabra, el pensamiento y la reflexión no logran ofrecer respuestas satisfactorias y eficaces para enfrentar los crecientes desafíos de nuestra época. Se debilitan los controles sociales y culturales establecidos por los estados, las iglesias, las escuelas, las organizaciones e incluso, las familias. Las fronteras entre lo normal y lo patológico, lo permitido y lo prohibido, pierden su nitidez. En este contexto, el pensador italiano Raffaele De Giorgi, en mi opinión, ya un clásico del pensamiento jurídico, ofrece indicaciones válidas para orientarnos en el caos de nuestro tiempo, así como un mapa sobre el universo de los fenómenos sociales, jurídicos y políticos, que es de suma utilidad para entender la nueva situación en la que nos encontramos. Aunque su obra comprende una rigurosa sistematización de los temas y problemas más frecuentes de la sociología del derecho y de la filosofía del derecho, el libro que hoy comentamos expresa una nueva dimensión. Su visión da vida a un “modelo jurídico para las sociedades complejas” que consiste en la recurrencia a los pensadores clásicos y en donde no existe una disputa entre antiguos y modernos, sino más bien una referencia a las teorías-modelo del pensamiento social, jurídico y político desde Hugo Grocio y Guillermo de Occam, hasta Thomas Hobbes, Immanuel Kant, Georg Wilheim Friedrich Hegel, Max Weber y Hans Kelsen, pasando desde luego, por el gran sociólogo alemán y padre de la teoría general de los sistemas sociales, Niklas Luhmann, quien es un referente clave en la obra del profesor De Giorgi.

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

COMPARTO ENTREVISTA “REFORMA POLÍTICA EN LA CIUDAD DE MÉXICO” – BORDE POLÍTICO

El sistema democrático de la Ciudad de México se encuentra afectado por un déficit de ciudadanía. La reducida participación de sus habitantes en los asuntos colectivos es una realidad, por lo que se afirma que la democracia local se encuentra en crisis y con ella sus actores, procesos e instituciones; que poseemos una democracia de baja calidad caracterizada por una imperfecta representación política y una deficiente cultura de la legalidad; y que también la afecta una crisis moral y de ideas, de objetivos sociales y de medios para alcanzarlos. En este escenario, la inminente integración de una Asamblea Constituyente para la redacción de la nueva Constitución Política de la CDMX, representa una oportunidad para discutir colectivamente si la solución a los problemas que enfrentamos se encuentra reduciendo la democracia a un mero formalismo para adecuarla a las exigencias del momento, o si por el contrario, se requiere de un renovado impulso para desarrollar un modelo de democracia capaz de incorporar a los ciudadanos.

Cdmx (18)

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn