Archivos de la categoría ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

GRECIA: HORA CERO

zv82

 

Grandes cambios se avecinan en la sociedad internacional. La dinámica de las transformaciones es vertiginosa. El final del mundo bipolar supuso la aparición de la incertidumbre como una constante de las relaciones internacionales. Actualmente, el “espíritu de los tiempos” está marcado por el sentimiento de una continua transición económica y política. El referéndum celebrado ayer en Grecia y que convocó a ocho millones de electores, confirma este paradigma. Con una participación mayor al 60% se impuso el rechazo de los ciudadanos a las propuestas de los acreedores internacionales.

El referéndum griego fue la respuesta necesaria a los costos sociales de las políticas económicas neoliberales y representó el dilema entre un gobierno democrático y un gobierno tecnocrático, o dicho de otra forma, entre un gobierno promotor del desarrollo económico y social, incluso fuera de la Unión Europea, y un gobierno de técnicos concentrado en mantener los indicadores macroeconómicos, para manejar la compleja crisis que se desarrolló en el país que vio nacer a la democracia en el siglo quinto antes de Cristo.

La inflexibilidad de la Comisión Europea, del Banco Central y del Fondo Monetario Internacional, provocó que la crisis griega se expandiera a distintas zonas del planeta. Actualmente, los tres hombres más ricos del mundo tienen más dinero que los 48 países más pobres, en un contexto en el que el 2% de los más pudientes posee más de la mitad de la riqueza del mundo. Además, el 10% de la población con mayores ingresos controla el 85% de los activos globales y solo el 1% de la riqueza del planeta se distribuye entre los más pobres. Esta situación evidencia un problema que, más allá de su complejidad, apela a un sentido de equidad y justicia.

La salida de Grecia de la zona euro ahora es motivo de preocupación de los gobiernos del viejo continente, desde los denominados progresistas en Francia, Italia y Bélgica, hasta los conservadores en España y los Países Bajos, pero sobre todo en Alemania, donde su Canciller, Angela Merkel, ha asumido en los hechos el rol de líder no oficial de Europa. El fracaso de las negociaciones para impulsar nuevas reformas privatizadoras y de austeridad, a cambio de paquetes de ayuda y reducción de su enorme deuda externa, colocan en crisis a la Unión Europea.

En el mundo actual ninguna nación existe en aislamiento económico. Todos los aspectos relevantes de un país: sus industrias, niveles de ingreso y empleo, así como estándares de vida, se vinculan con las economías de sus socios comerciales. Esta mutua dependencia toma la forma de movimientos internacionales de productos y servicios, trabajo, empresas comerciales, fondos de inversión y tecnologías. De hecho, las políticas económicas nacionales no se pueden formular sin evaluar sus impactos en las economías de otros países. De la misma forma, a escala global la desigualdad produce desequilibrios entre recursos, derechos y oportunidades. Por esta razón, el referéndum griego reafirmó la necesidad de cambios a partir de la interdependencia entre voluntad popular y políticas de gobierno. Se puede ignorar la decisión de un gobierno, la de un pueblo no.

Grecia2

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

MERCANCÍA HUMANA EN LA ECONOMÍA GLOBAL

z68w

 

Un fenómeno alarmante de nuestro tiempo es el contrabando de personas. En distintas partes del mundo se busca escapar de la guerra, el hambre, la crisis económica, el cambio climático o de los regímenes dictatoriales. La migración, en sus diferentes modalidades, implica el desplazamiento de grandes grupos sociales que aspiran a mejores condiciones de vida, lo que genera vulnerabilidad, marginación y discriminación. Sobresale en estos momentos, como aspecto crítico del fenómeno, la persistente violación de los derechos humanos de los migrantes tanto en países receptores, como de tránsito y origen, y su enfrentamiento a situaciones de estigmatización, racismo y ruptura familiar. El odio antiinmigrante se sustenta en la idea de que son invasores que deben ser tratados como enemigos.

A Europa llegaron el año pasado por distintas vías, principalmente a través de Italia, Grecia y España, 170 mil migrantes y de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones, en lo que va de 2015, cerca de 100 mil. En el intento más de 3 mil personas han fallecido. La guerra en Siria e Iraq ha provocado que más de 2 millones de personas busquen refugio en otros países. Frente a este fenómeno las naciones cierran sus fronteras, interpretan a su favor las diferentes normatividades e incluso, algunos han llegado a proponer destruir militarmente los medios de transporte que los migrantes emplean en sus largas y peligrosas travesías. Son particularmente vulnerables a esta situación los niños, adolescentes, personas de la tercera edad y mujeres.

En nuestra región son miles los migrantes indocumentados que buscan llegar a los Estados Unidos. Tan solo entre enero y abril de este año fueron aseguradas por autoridades mexicanas 62,274 personas, el doble de los migrantes detenidos en el mismo lapso durante 2014. En promedio 16 mil individuos son capturados mensualmente. El endurecimiento de las políticas migratorias ha provocado la búsqueda de rutas cada vez más peligrosas. Estas personas no reciben atención suficiente de los gobiernos quienes violan sus derechos por acción u omisión, mientras que la sociedad ignora o desconoce la gravedad de la situación en que se encuentran. Los migrantes enfrentan abusos de los traficantes y de algunas autoridades, siendo las más frecuentes: extorsión, robo, agresión física, intimidación y amenazas, abuso sexual, destrucción de documentos y detención sin información sobre sus derechos. La impunidad y el encubrimiento son permanentes, pues la mayoría desconocen cómo defenderse y enfrentan grandes dificultades, riesgos y costos para establecer denuncias.

La migración internacional es uno de los fenómenos que definen y expresan el rumbo de las sociedades contemporáneas, por lo que su atención con carácter prioritario es impostergable en las agendas públicas multilaterales, regionales, nacionales y locales, tomando en cuenta su complejidad, carácter estructural y multiplicidad de impactos. La migración se ha posicionado como uno de los asuntos más difíciles, preocupantes y conflictivos de la agenda internacional. Los nuevos tiempos ofrecen una oportunidad para avanzar hacia un entendimiento migratorio que sea de largo alcance, y más congruente con los procesos de integración económica entre los países, pero sobre todo, para preservar los derechos humanos.

ZMigracion

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

LA LÓGICA DEL VOTO

zzz114

 

Tres lecciones derivan de la jornada electoral: el aumento de la competitividad política en un contexto en el que destacan las candidaturas independientes, el creciente malestar social hacia la clase política expresado a través del abstencionismo y la anulación del voto, así como la disfuncionalidad del modelo centralista de autoridad electoral producido por la última reforma electoral. La nueva lógica del voto invita a reflexionar sobre las transformaciones del mercado político y la geografía de poderes que se perfilan en México.

Nuestra democratización se caracteriza por elecciones cerradas y la formación de gobiernos divididos. La vigorosa competencia política es un rasgo distintivo de la transición desde un sistema hegemónico, hacia un sistema abierto y pluralista. En el pasado reciente, las elecciones no eran ni competitivas, ni libres, ni justas, por el contrario, los procesos electorales eran considerados rituales que contribuían a la reproducción del sistema prevaleciente. La actual competencia política está determinada por el incremento de la participación electoral, la segmentación cultural de la sociedad y por la densidad organizativa de los partidos.

Le siguen la irrefrenable desconfianza y apatía ciudadana frente a las distintas ofertas políticas. El fantasma de las elecciones del 2003 -cuando no asistió a las urnas casi el 60% de la población- estuvo presente en esta ocasión. El elevado abstencionismo se debió principalmente a la crisis de credibilidad institucional y a la protesta social que la acompaña. La volatilidad del voto y la movilidad electoral fue resultado de las pobres alternativas políticas en competencia. Existe estabilidad electoral cuando los partidos cuentan con candidatos y programas capaces de brindar a los electores identidades políticas claras, lo que no ocurrió en estas elecciones. Los partidos deben someterse a una profunda renovación en cuánto proyección representativa de la sociedad civil y su transformación es necesaria en el plano estructural y en sus concepciones políticas. Sería un error que los partidos tradicionales no asumieran esta expresión del malestar ciudadano.

Finalmente, debemos evitar que la creciente competitividad le reste credibilidad a las instituciones electorales. Ayer nuestro sistema acreditó su funcionamiento democrático. Sin embargo, la elección intermedia más disputada de los últimos tiempos también fue cuestionada por la desorganización del proceso, sobre todo, por los retrasos inusuales en la instalación de casillas y las amenazas de boicot en distintas regiones del país. La autoridad electoral representa el núcleo de nuestro sistema político y su objetivo es garantizar la vigencia del estado democrático de derecho que postula elecciones libres, auténticas y periódicas apegadas a la ley.

En estos momentos, aún se denuncian fraudes, acarreos, compra y coacción del voto, financiamientos ilegales y abuso de las estrategias de comunicación, por lo  que se incrementa la necesidad de autoridades electorales eficaces y expeditas, y dado que la naturaleza del juego político incluye ganar y perder elecciones, es previsible un incremento de la judicialización electoral que, contrario a lo que se piensa, solo contribuye al desgaste de nuestra democracia. Renovar las prácticas de la competencia electoral implicaría entender el significado del voto y la nueva composición de las preferencias políticas en nuestro país.

bobbio 4

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

SE ESCRIBE HOMOFOBIA; PERO SE LEE PREJUICIO

Homofobia

 

La homofobia es un término que describe el rechazo, miedo, repudio, discriminación o estigmas hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales. También incluye a los demás individuos que integran la diversidad sexual, como las personas bisexuales o transexuales, y a quienes mantienen actitudes o hábitos comúnmente asociados al otro sexo. La palabra homofobia (fobia, del griego “pánico”) proyecta un obsesivo sentimiento de repugnancia contra la homosexualidad. Hace apenas 25 años la Organización Mundial de la Salud consideraba a la homosexualidad como una enfermedad mental. Fue el 17 de mayo de 1990 cuando su Asamblea General decidió retirarla de la lista de trastornos psicológicos. Aunque todavía hoy, muchos manuales de psiquiatría la consideran una “patología de la identidad sexual”. La homofobia es una exclusión basada en la orientación sexual y la identidad de género. La homofobia forma parte de la intolerancia. Los crímenes por homofobia son muy comunes en las sociedades de nuestro tiempo. Actualmente, alrededor de 70 países criminalizan a la homosexualidad con duras penas de prisión como Rusia, Nigeria y Uganda o con cadena perpetua como Pakistán. Otros como Afganistán, Mauritania, Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Yemen, mantienen la pena de muerte.

 

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, recita la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada hace 65 años por la ONU. Sin embargo, la discriminación por homofobia aún persiste incluso en los sistemas democráticos. El declive de las sociedades homogéneas ha permitido la aparición de nuevos grupos y movimientos con su propia identidad. Para hacer realidad los derechos humanos se precisan cambios a las leyes, aplicando nuevas políticas y adaptando las prácticas institucionales. Es urgente que la acción de los gobiernos busque la ampliación de los derechos y garantías de protección para todas las personas, estableciendo mecanismos de justiciabilidad que aseguren su realización efectiva, así como mayores condiciones de equidad y desarrollo humano. La vocación democrática se expresa en la capacidad para tomar decisiones en campos donde la ley no existe, es insuficiente o se carece de instancias jurisdiccionales para salvaguardar los derechos fundamentales. Los derechos ciudadanos adquieren sentido, cuando la democracia atiende las reivindicaciones de los grupos étnicos, migratorios, sexuales, de género y de identidad religiosa o cultural, y amplía el andamiaje institucional de protección para todas las personas. Para consolidar en nuestro país un auténtico Estado democrático de derecho, debemos erradicar la homofobia en los espacios de convivencia humana construyendo esquemas de inclusión. Los desafíos de una nueva ciudadanía se relacionan con la progresividad de los derechos humanos, con la institucionalización de políticas públicas bajo los principios de equidad de género, no discriminación, igualdad de oportunidades, transparencia, acceso a la información y rendición de cuentas, y con un profundo proceso de reconocimiento de las diferencias. En México, por Decreto Presidencial, se celebra el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia este 17 de mayo. Nuestra democracia avanza propiciando procesos de apertura institucional y de reconocimiento de nuevos derechos civiles.

z5 (2)

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

ÉTICA AMBIENTALISTA

z72

 

Observamos un alarmante incremento de la contaminación asociada a la acción humana. Por la devastación ecológica una de cada seis especies vivientes se encuentra en peligro de extinción. El tema del medio ambiente es tan preocupante, que incluso será abordado por el Vaticano en junio próximo, cuando se hará pública una encíclica del Papa Francisco, que estará centrada en el deber de los fieles en la lucha contra el cambio climático, el cual es considerado un problema real que debe ser enfrentado cambiando los comportamientos y los estilos de vida de las personas. Esta temática es una angustiante realidad en el caso mexicano, en donde la pérdida y degradación de los recursos y del entorno natural no sólo limitan nuestro potencial de desarrollo presente y futuro, sino que comprometen el bienestar de la población y el destino del país en su conjunto. Tan solo en la Ciudad de México, y a pesar de las intensas lluvias, hemos tenido cuatro precontingencias ambientales en lo que va del año, dos de ellas en los últimos días.

La ética de la sociedad dominante es utilitarista y antropocéntrica. Considera al conjunto de los seres vivientes como algo al servicio del ser humano, quien puede disponer de ellos a su antojo según sus deseos y preferencias. Afirma que el ser humano es la cúspide del proceso evolutivo y el centro del universo. El teólogo de la liberación, Leonardo Boff, sostiene que el tema de la ecología hoy representa, al mismo tiempo, un grito de la tierra y un grito de los pobres. Dado que no sólo los pobres y oprimidos deben liberarse. Deben ser liberados todos los seres humanos. Recuerda que somos rehenes de un modelo de comportamiento que nos sitúa, en contra del sentido del universo, por encima de las cosas en vez de estar con ellas dentro de la gran comunidad. Poner la naturaleza al servicio del capital ha convertido a todos los seres vivientes en materia prima de diferentes procesos industriales. Se ha logrado penetrar a lugares donde antes era impensable, como los mares profundos, los glaciales o el genoma humano. Incluso los átomos están al servicio de la industria nanotecnológica. Además, la huella ecológica de los sectores sociales más ricos es mucho más profunda que la de los pobres. Los países desarrollados que representan menos del 20% de la población mundial, producen casi el 70% de toda la contaminación por gases de efecto invernadero que actualmente está desestabilizando el clima. Estados Unidos, con menos del 5% de la población global, contribuye directamente con el 14% del total de emisiones carbónicas. Nunca antes la catástrofe del ecosistema planetario fue tan meticulosamente anunciada. No son profecías apocalípticas sino fríos reportes científicos.

La democracia no es solamente un sistema electoral, es también un modo de vida en donde la cultura de la civilidad y del respeto de los derechos humanos y de la naturaleza, son aspectos centrales de la vida común. Debemos dar un salto de calidad, convirtiendo al medio ambiente en una referencia obligada para todas las decisiones sobre el futuro de México.

 

zv62

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

ESCLAVITUD MODERNA

z67

 

En México existen formas modernas de esclavitud. Un caso emblemático ocurre cerca de la frontera con los Estados Unidos que afecta a miles de jornaleros agrícolas en el Valle de San Quintín en Baja California. Los jornaleros, en su mayoría indígenas, protestan desde hace semanas para mejorar las degradantes e inhumanas condiciones laborales que les han sido impuestas. La explotación incluye a mujeres y niños, salarios miserables y nula protección social. Con la complicidad de las autoridades, los empresarios agrícolas de San Quintín han violado durante años y de manera sistemática, los derechos humanos de miles de campesinos. Es una situación que produce trabajadores sin derechos, por lo que contraviene el sistema de garantías sociales establecido en nuestro ordenamiento jurídico. Lo grave es que la explotación laboral se repite en muchas otras partes del país, adoptando diversas modalidades de exclusión económica y social. Generalmente se piensa que la esclavitud fue abolida durante los siglos XVIII y XIX, pero no fue así. En pleno siglo XXI hay esclavos por todas partes. Hoy no hablamos de los esclavos como lo hicieron los griegos antes de la era cristiana, ni de cómo se concibió desde el Medioevo hasta la emancipación provocada por la Revolución Francesa y su Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Actualmente, los nuevos esclavos representan la mercancía humana en la economía global. El desempleo y la crisis económica fomentan el desarrollo de variadas formas de explotación social.

Es tarea de la democracia combatir las manifestaciones de lo incivil y de lo inhumano, y nada más incivil e inhumano que la violación de los derechos de las personas. Democracia, exigibilidad y solidaridad constituyen conceptos clave para establecer un nuevo marco ético de convivencia, frente a una realidad caracterizada por la miseria y el deterioro del desarrollo humano. Cualquier sistema político empeñado en mejorar la vida de su población debe comprometerse con la garantía de los derechos plenos en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos. La persistencia de formas de esclavitud moderna obliga a formular la pregunta: ¿qué clase de democracia estamos construyendo? El Estado debe diseñar estrategias de intervención basadas en la solidaridad, la cooperación, pero sobre todo, en el respeto de la legalidad y los derechos humanos de carácter económico y social. No debemos olvidar que los grandes pendientes de nuestra transición política se condensan en el tema de la inclusión y la justicia social. La riqueza se justifica ante los ojos de quien no tiene nada, si produce desarrollo, empleo y bienestar para todos. Dicho de otra manera, la riqueza sólo se legitima si reduce el campo de la pobreza. La riqueza no deriva del talento empresarial de los individuos, sino que es el producto del esfuerzo colectivo de la sociedad. Los derechos laborales deben ser firmemente tutelados por el Estado, porque de no hacerlo, no sólo se corre el riesgo de incrementar la brecha entre ricos y pobres, ya de por sí muy grande, sino también el peligro de avanzar hacia nuevas formas de explotación y autoritarismo, sin que hayan desaparecido las antiguas.

 

Racismo1

 

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CIBERCIUDADANÍA

z37

Una de las redes sociales más frecuentadas está cumpliendo sus primeros nueve años de existencia con más de 500 millones de usuarios, generando diariamente 65 millones de mensajes y 800 mil solicitudes de búsqueda. Se trata de Twitter cuya conceptualización es “una corta ráfaga de información”, el “pio de un pájaro”, que en inglés es twitt. Fundada en 2006 sólo le antecede por dos años Faceboock. Estas tecnologías permiten compartir conocimiento en espacios donde cualquiera puede intervenir en igualdad de condiciones. Expresan, al mismo tiempo, un conjunto de herramientas tecnológicas y una filosofía sobre la libertad de expresión. Las ideas sobre la sociedad post-industrial formuladas en los años 70, dieron paso, en los 90, a la noción de sociedad de la información y, más recientemente, al concepto de sociedad del conocimiento. Presenciamos el desarrollo de una historia en la que empiezan a registrarse cambios, y en la que todavía todo es posible. Internet no tiene un gobierno central donde deban solicitarse permisos para crear un sitio web o un proyecto. Es el sistema tecnológico más descentralizado conocido hasta el momento, en donde la neutralidad es el componente básico. La red no evalúa qué es lo que está transmitiendo ni qué significado tiene. No distingue entre un mensaje de amigos y una declaración de guerra entre naciones, para ella solo son mensajes a transmitir que poseen el mismo valor. Sin embargo, los cambios sociales relacionados con internet van más allá del uso y apropiación de la tecnología. Tienen que ver con nuevas formas de organización social y con redes ciudadanas con capacidad para convocar desde el ciberespacio. Basta observar a nuestro alrededor para identificar movilizaciones organizadas digitalmente en diferentes lugares del planeta. Las nuevas tecnologías son poderosas herramientas al servicio de los movimientos colectivos, de las inclusiones socio-tecnológicas, de los cambios de mentalidades, así como de los contrapoderes en una constante recomposición de la hegemonía.

Sigue leyendo CIBERCIUDADANÍA

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

MUJERES: LA FUERZA DEL PREJUICIO

z2

Los valores, culturas e ideales que caracterizan al régimen democrático no han impedido el surgimiento de distintas formas de prejuicio contra importantes grupos de la población. Es el caso de las mujeres, quienes luchan por su plena inclusión y participación igualitaria en nuestras sociedades patriarcales. Además de asignar los roles de género, este tipo de sociedades valoran lo masculino por encima de lo femenino y de esta manera, crean y reproducen la primera de las desigualdades humanas representada por la inequidad de género, en la que confluyen todas las demás desigualdades sociales. Desde 1911 se celebra el “Día Internacional de la Mujer” y todavía debemos reiterar que los esquemas de subordinación de la mujer al hombre no son naturales sino culturales. Las mujeres son el grupo mayoritario por excelencia, ya que representan poco más del 50% de la población mundial, y sin embargo, son uno de los sectores sociales que sufren mayormente el prejuicio y la exclusión. La situación de la mujer históricamente ha sido de un gran rezago en los diferentes espacios económicos, culturales y en general, de la vida social y política. La desigualdad de género es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo porque alimenta una discriminación arraigada profundamente contra niñas y mujeres, que es dañina y costosa para México, pues interrumpe nuestro progreso democrático.

 

z9 (2)

Sigue leyendo MUJERES: LA FUERZA DEL PREJUICIO

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

MUJERES: PODER E IDENTIDAD

zmujer

Cuando estalló la Revolución Francesa la febril actividad contra el viejo orden político no solo se dirigía a la transformación de las instituciones, sino que también buscaba inaugurar un nuevo modo de concebir las relaciones sociales. Los profundos cambios quedaron plasmados en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente en 1789. En ella se definen los derechos personales y colectivos como universales, válidos en todo momento y ocasión por el simple hecho de pertenecer a la naturaleza humana. Sin embargo, y a pesar del carácter radical de ese documento, no se consideraron los derechos de las mujeres. Como tampoco los había tomado en cuenta una larga tradición de pensamiento jurídico en torno a los derechos humanos. Desde el siglo XVI con la Escuela de Salamanca, el siglo XVII con la Carta de Derechos Inglesa y hasta las revoluciones liberales del siglo XVIII, iniciando con la Declaración de Derechos de Virginia considerada la primera declaración de derechos humanos moderna, los derechos de las mujeres nunca fueron objeto de consideración alguna. Así lo recuerda la pensadora política Olympe de Gouges, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana de 1791 que planteaba la siguiente pregunta a los radicales revolucionarios franceses: “Hombre, ¿eres capaz de ser justo? Una mujer te hace esta pregunta”. La respuesta llegó cuando el tribunal revolucionario la condenó a morir en la guillotina el 3 de noviembre de 1793 acusada de traición a la revolución. El problema femenino planteado por la filósofa francesa cuestionaba todo lo hecho y pensado por el hombre absoluto, quien no tenía conciencia de que la mujer fuese un ser humano de su misma dimensión. Olympe de Gouges fue condenada al patíbulo por proclamar los derechos femeninos.

 

zmujer2
Sigue leyendo MUJERES: PODER E IDENTIDAD

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

MUJERES: LA DESIGUALDAD DE LA EQUIDAD

 

zagua34

Desde hace poco más de un siglo se celebra el “Día Internacional de la Mujer” y aún hoy todavía debemos reiterar que los esquemas de subordinación de la mujer al hombre no son naturales sino culturales. Las mujeres son el grupo mayoritario por excelencia ya que representan al 52% de la población mundial, y sin embargo, son uno de los sectores sociales mayormente discriminados. La situación de la mujer históricamente ha sido de un gran rezago en los diferentes espacios políticos, culturales, económicos y en general, de la vida social. La mujer padece una amplia gama de situaciones que van de la indiferencia, el rechazo y el desprecio, hasta el sexismo, la misoginia y la marginación. Sin olvidar los múltiples prejuicios, estigmas y estereotipos que soportan, y que frecuentemente se traducen en violencia y feminicidio. Las mujeres son víctimas de intolerancia social y servidumbre de género como formas de dominación en las sociedades patriarcales de nuestros días. Ellas sufren trato discriminante en distintos ámbitos y con diferentes intensidades, representando la negación del principio de la igualdad de oportunidades porque, directa o indirectamente, se encuentran sometidas a factores que no tienen que ver con sus capacidades reales como personas. Es un fenómeno esencialmente antidemocrático porque vulnera los principios de solidaridad, equidad e inclusión respecto de los “otros” produciendo barreras sociales y privilegios en base al sexo (el primer “otro”, en efecto, es “otra” como sostiene el pensamiento feminista), su apariencia física, el color de su piel y su pertenencia étnica o religiosa.

z22

Las mujeres padecen distintas formas de exclusión de “guante blanco” que se producen y reproducen en la vida cotidiana y en el conjunto de percepciones simbólicas que la acompañan violentando sus derechos humanos. Las categorías de género varían a lo largo del tiempo, y con ellas los territorios sociales y culturales asignados a mujeres y hombres dado que los sistemas de género, en todas las épocas, son sistemas binarios que oponen el hombre a la mujer, lo masculino a lo femenino, y esto, por lo general, no en un plan de igualdad sino en un orden jerárquico. Es una relación de desigualdad entre alguien que es “fuerte socialmente” ya sea por sus recursos de poder económico o cultural y alguien que es “débil” tanto en la esfera pública como en la esfera privada, alguien que puede ser considerada una ciudadana de segunda. Quizá uno de los campos en donde la desigualdad se manifiesta prepotentemente es en la relación entre los géneros y tiene que ver con el conjunto de características psicológicas, políticas, económicas, sociales y culturales asignadas a los sujetos según su sexo biológico. Los contenidos de género son asumidos de manera diferenciada, opuesta y excluyente por hombres y mujeres. Lo anterior significa que lo que es válido y obligatorio para ellos, es inaceptable y prohibido para ellas y viceversa. Además de asignar los roles de género, los sistemas patriarcales valoran lo masculino por encima de lo femenino. De esta manera, crean y reproducen la primera y más profunda de las desigualdades humanas representada por la inequidad de género, en la que hacen confluir a todas las demás desigualdades sociales.

Sigue leyendo MUJERES: LA DESIGUALDAD DE LA EQUIDAD

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn