Archivos de la categoría FOTOGRAFÍAS

FOTOS CONSTITUCIÓN POLÍTICA CDMX 2017

EJEMPLAR ORIGINAL CONSTITUCIÓN POLÍTICA CDMX 2017

SENADORA DOLORES PADIERNA (COORDINADORA DEL GRUPO PARLAMENTARIO PRD)

SENADORA DEL PAN GABRIELA CUEVAS (PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE ALCALDÍAS)

DIPUTADOS BERNARDO BATIZ (COORDINADOR PARLAMENTARIO DE MORENA) Y DECANO AUGUSTO GÓMEZ VILLANUEVA (GRUPO PARLAMENTARIO DEL EJECUTIVO FEDERAL)

DIPUTADO PORFIRIO MUÑOZ LEDO DEL GRUPO PARLAMENTARIO CONSTITUCIONALISTA

 

MINISTRA OLGA SANCHEZ CORDERO DIPUTADA DEL GRUPO PARLAMENTARIO CONSTITUCIONALISTA

DIPUTADOS JESUS ORTEGA MARTINEZ (PRD), ALEJANDRO BUSTOS (PVEM), ALEJANDRO CHANONA Y RENE CERVERA DEL GRUPO PARLAMENTARIO MOVIMIENTO CIUDADANO

DIPUTADA CLAUDIA AGUILAR BARROSO DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL EJECUTIVO FEDERAL

DIPUTADA CECILIA SOTO GRUPO PARLAMENTARIO PRD

SENADOR ARMANDO RIOS PITER GRUPO PARLAMENTARIO PRD

DIPUTADO JAIME CARDENAS GRACIA GRUPO PARLAMENTARIO MORENA

DIPUTADO ENRIQUE JACKSON GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRI Y PRESIDENTE DE LA COMISION PRINCIPIOS GENERALES

DIPUTADAS ANA JULIA HERNANDEZ PEREZ Y ELENA CHAVEZ GONZALEZ GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRD

PRESIDENCIA DE LA MESA DIRECTIVA DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

 

 

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CON EL PROFESOR EMÉRITO DE LA UNAM Y MIEMBRO DE LA ACADEMIA MEXICANA DE HISTORIA: ÁLVARO MATUTE AGUIRRE

Dr. Isidro H. Cisneros Matute

 

El profesor Álvaro Matute Aguirre es Premio Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía 2008, y autor de un gran número de obras entre las que destacan: “Aproximaciones a la Historiografía de la Revolución Mexicana”, “Escribir la Historia en el Siglo XX”, “Conciencia Histórica y Hermenéutica: Gadamer y las Aporías del Historicismo Diltheyano” y “La Historia como Ideología”.

Matute

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CON NORBERTO BOBBIO, FILÓSOFO DE LA POLÍTICA Y EL DERECHO

zNobertoBobbioIsidroHCisneros1

 

zNobertoBobbioIsidroHCisneros

 

El 9 de enero de 2004, Norberto Bobbio, a la edad de 94 años falleció dejando un rico legado intelectual y político. Una vida entera dedicada lucidamente a los estudios. Autor de cerca de dos mil escritos entre libros, ensayos, prefacios, reseñas, entrevistas y artículos varios, los intereses académicos del profesor de la Universidad de Turín, abarcaron distintos campos del saber: desde la filosofía del derecho a la filosofía política, desde los estudios culturales a la teoría de los derechos humanos, desde las investigaciones sobre la paz y la guerra hasta sus propuestas sobre el socialismo liberal, desde la sociología a la ciencia política. Maestro severo, implacable y riguroso, pero al mismo tiempo, afable y paciente, siempre mostró una gran pasión por la docencia y la investigación. En 1979 fue designado profesor emérito de la Universidad, en 1984 el Presidente de la República lo nombró uno de los cinco senadores vitalicios que prevé la Constitución Italiana por haber “enaltecido a la Patria por sus altísimos méritos en el campo social, científico, artístico y literario”. En 1994 su libro Derecha e izquierda. Razones y significados de una distinción política, cuyos contenidos son de gran actualidad, generó un importante debate alrededor del mundo, lo que provocó que en pocos meses se editaran cerca de quinientas mil copias. Esta obra ha sido traducida a veinte idiomas. Además, distintas universidades le otorgaron doctorados honoris causa, entre las que destacan la de Nanterre en París, la Complutense de Madrid, la Universidad de Bolonia y la de Buenos Aires. En 1994 recibió el Premio Balzan en la categoría “Derecho y Ciencia de la Política” por sus escritos sobre el gobierno de los sistemas democráticos.

Existe un “modelo bobbiano de la política” que se caracteriza por una serie de temáticas que son constantes en la historia de las instituciones y de las doctrinas políticas. Esta perspectiva aborda los problemas, contradicciones y tensiones que afectan a la democracia desde sus orígenes más remotos. Las reflexiones del politólogo turinés, representan un punto de referencia obligado para entender la naturaleza de la democracia, en cuanto forma de gobierno y en cuanto sistema de valores. A través del ejercicio de la razón crítica identifica el impulso que los valores políticos dan a la democracia en su función de sistema institucional que produce decisiones vinculantes para el conjunto de la sociedad. En este sentido, los valores son considerados como un complemento imprescindible de las reglas del juego que identifican a la democracia. Otras problemáticas que plantea el análisis politológico de Bobbio parten de la desconfianza hacia cualquier ideología que divida al universo político en partes que se excluyen mutuamente, refrendando una defensa del gobierno de las leyes sobre el gobierno de los individuos, un elogio de la educación civil y de la moderación, y finalmente, una exaltación de una cultura política laica contra los dogmatismos de todo tipo. Para Norberto Bobbio la democracia representa un sistema ético y político. Es decir, un sistema que encarna un conjunto de valores, principios y normas de convivencia social sin los cuales la confrontación política de carácter pacífico sería imposible. Estos ideales democráticos se refieren a la no-violencia, el libre debate de posiciones contrastantes, la justicia y la igualdad política, la transparencia y, desde luego, el principio de la tolerancia.

Otro elemento importante del análisis que Norberto Bobbio realiza sobre la acción política, es la función que desempeña el “mediador” y el “crítico del poder” quien establece una relación de autonomía frente a cualquier tipo de poder, ya sea económico, político, ideológico o social. En este sentido, el vínculo con el poder debe ser asumido con absoluta independencia, que no indiferencia, por parte de cada persona. Por independencia, Bobbio no entiende el escepticismo puro, sino más bien, “la adhesión intima a un sistema de principios y valores que son aceptados a través de la persuasión y no por la imposición externa”. El criterio de independencia debe ser entendido no como una prohibición al ciudadano para adherir a alguna ideología política, sino como el deber de expresar en cada adhesión, no razones de comodidad, sino más bien, convicciones fundadas en un marcado compromiso civil. El filósofo italiano tiene razón cuando evidencia las enormes dificultades que la democracia enfrenta para encontrar una solución satisfactoria, a la tensión que existe entre la vocación de los individuos por la libertad y la absoluta necesidad que tienen de instaurar una sociedad con un poder eficaz y eficiente, y por lo mismo, legítimo. Norberto Bobbio fue un promotor incansable de la duda sistemática y del pensamiento crítico. Quienes tuvimos el privilegio de conocerlo siempre lo recordaremos por su grandeza intelectual, por su sencillez y modestia, por su magisterio moral, así como por su disposición permanente al diálogo.

zNobertoBobbio7

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CON ANTONIO LEDEZMA ALCALDE MAYOR DE CARACAS, VENEZUELA

Con Antonio Ledezma

 

Las manifestaciones de los últimos días en Venezuela han propiciado muertos, heridos y detenidos. Son el reflejo de un creciente clima de enfrentamiento entre el gobierno y una parte significativa de la sociedad que se siente indignada frente al rumbo que ha tomado el país. La polarización política ha sido el rasgo distintivo de un sistema formalmente democrático pero sin libertades. Las protestas iniciaron como un rechazo a la situación económica del país y pidiendo respeto a la libertad de expresión, pero fueron reprimidas por grupos paramilitares asociados al gobierno. Ahora las movilizaciones continuarán agregando a sus demandas la libertad de los presos políticos dado que uno de los principales dirigentes opositores, Leopoldo López quien ha sido responsabilizado de las confrontaciones, fue detenido por el gobierno después de concluir su discurso ante una multitud congregada para manifestarse. La privación de la libertad del líder opositor –promotor de la lucha pacífica- es también la expresión de un gobierno que teme a la acción colectiva de los ciudadanos. Un difuso malestar social aqueja desde hace tiempo a Venezuela, en donde conviven los logros de un desarrollo generado por los enormes ingresos de las exportaciones petroleras y un sistema de monopolio político que trata de mantener la estabilidad en un contexto de amplia pobreza, elevada criminalidad, creciente inflación, escasez de alimentos y productos básicos en amplias zonas del país así como devaluaciones de su moneda. La importancia de Venezuela para la región es evidente, dado que representa el quinto país exportador de petróleo y el poseedor de las mayores reservas de crudo pesado del mundo, pero sobre todo, porque es un país que resiste a la opresión.

En menos de un año Nicolás Maduro ha conducido a Venezuela al despeñadero. Su asunción después de la muerte de Hugo Chávez, cambió los equilibrios políticos que se habían mantenido inamovibles durante tres lustros. Maduro fue el delfín que Chávez escogió públicamente como su heredero político antes de morir. No obstante, Maduro no posee el carisma de Chávez ni tampoco su liderazgo social. En las elecciones de 2013, menos de 300 mil votos le otorgaron la victoria sobre el candidato de la oposición. Apoyado en las instituciones del Estado y en los programas sociales de ayuda directa a los pobres ha logrado desarrollar un refinado clientelismo político, además el mandatario venezolano dispone de una Ley Habilitante, que le otorga la autoridad para gobernar al margen de la Asamblea Nacional. Esta herramienta legislativa le ha permitido promover leyes para controlar precios, márgenes de ganancia y uso de divisas, en un contexto de inflación creciente. El sistema vigente se caracteriza por un liderazgo personalista con tintes izquierdistas, pero que posee un modelo eficaz de gestión y control social. Un régimen político populista que censura, limita las libertades, persigue a la disidencia y que controla al Estado y a los poderes que lo integran.

La oposición cuenta con un enorme capital político. Obtuvo 7.3 millones de votos, el 49% del total, en las pasadas elecciones presidenciales y se aglutina en torno a una heterogénea coalición de partidos y agrupaciones que abarca un amplio espectro ideológico desde socialdemócratas y democristianos, hasta centristas y laboristas. Los líderes más visibles de la oposición son, por un lado, el ex­candidato presidencial Henrique Capriles actualmente gobernador del estado Miranda y por el otro, Leopoldo López líder del partido Voluntad Popular. Las violaciones a los derechos humanos en Venezuela son cotidianas: detenciones arbitrarias, agresiones a periodistas, censura informativa, persecución a líderes y arresto de manifestantes. El partido en el poder postula un Socialismo del Siglo XXI, por lo que sería interesante conocer la opinión de las principales fuerzas políticas de izquierda en México sobre este sistema político de “inspiración popular” que postula perseguir y aplastar a los adversarios.

En estos momentos prevalece en Venezuela una concepción de la política que la considera simplemente como una expresión del poder: enemigos que solo encuentran enemigos. Un tipo de política que se caracteriza por su dinámica eminentemente fragmentadora, polarizante, excluyente y conflictualista que evidencia una tendencia a la lucha de todos contra todos. Representa una rivalidad que solo puede cesar con el exterminio o la plena rendición de uno de los actores relevantes. El conflicto en ese país sudamericano aparece como la necesaria arquitectura simbólica del poder que permite construir y dar un rostro concreto al enemigo o al opositor, a quien se responsabiliza de la profunda crisis que vive el país. La intolerancia política, que también se aplica en contra de los disidentes, considera que con los enemigos no se dialoga, sino que se les combate, se les elimina. Es de esperarse que en esta coyuntura internacional nuestro gobierno y sus contrapartes de Norteamérica pugnen por el respeto a la legalidad y a los derechos humanos en Venezuela. Mal haríamos como país que promueve la democracia si nuestra política exterior se mantiene indiferente.

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn