Archivos de la categoría BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO AUDIO

LA CONSTITUCIÓN; DE LA ANTIGUEDAD A NUESTROS DÍAS

S (26)

La constitución representa la estructura vertebral de una comunidad políticamente organizada, es decir, el orden necesario que deriva de la designación de un poder soberano y de los órganos que lo ejercitan. De esta manera, la constitución es parte de la sociedad democrática y se expresa a través del republicanismo y la división de poderes. El constitucionalismo tiene una doble dimensión, por un lado, es una teoría jurídica que postula una forma de gobierno que se rige por un conjunto de leyes objetivas y por la supremacía de la racionalidad del derecho sobre el poder de los gobernantes, y por el otro, representa una teoría política que se inspira en la defensa de los derechos ciudadanos colocando al Estado en la condición de no poderlos violar, limitando las decisiones arbitrarias del poder. La democracia constitucional encuentra importantes puntos de referencia en el constitucionalismo inglés y americano que sostiene que los derechos ciudadanos no pueden estar en manos de los representantes y tampoco pueden ser modificados. Aunque el constitucionalismo es en esencia un fenómeno moderno, las doctrinas que lo representan nacen del pensamiento político clásico según el cual, es preferible el gobierno de las leyes sobre el gobierno de los hombres. Desde entonces, la contraposición entre el poder de los ciudadanos amantes de las leyes y el poder de un gobierno despótico ha constituido la diferencia entre los individuos libres y aquellos sometidos a un poder tiránico.

Constitución. De la Antiguedad a Nuestros Días, Madrid, Trotta, 2001, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO @antenaradio 107.9FM, Instituto Mexicano de la Radio.

Asamblea 6

Constitución3

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

PARTIDOS POLÍTICOS Y TENDENCIAS OLIGÁRQUICAS DE LA DEMOCRACIA

Michels

La famosa “Ley de Hierro de la Oligarquía”, formulada por Robert Michels, señala que: “La organización es lo que da origen a la dominación de los elegidos sobre los electores, de los mandatarios sobre los mandantes, de los delegados sobre los delegadores. En suma: quien dice organización, dice oligarquía”. A partir de esta sentencia, Michels sostiene que el mal funcionamiento de la democracia realmente existente -en particular la dominación de la sociedad y de las organizaciones populares por parte de los líderes- no es un fenómeno que deriva del bajo nivel de desarrollo social, económico o cultural, sino más bien, de la existencia de la oligarquía, es decir, el dominio sobre la sociedad o de una organización, por parte de quienes están en la cumbre del poder. Robert Michels, “Los Partidos Políticos. Un Estudio Sociológico de las Tendencias Oligárquicas de la Democracia Moderna”, Buenos Aires, Amorrortú, 2 vols. 1979, en mi BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO @antenaradio Primera Emisión 107.9FM Instituto Mexicano de la Radio.

Para escuchar pulse aquí:

bobbio 4

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

LAS VÍCTIMAS EN UN SISTEMA PENAL DEMOCRÁTICO

Victima

El Estado es un pacto político derivado del contrato social. El pacto que da vida al Estado es irreversible y le confiere un poder legítimo. A cambio, el Estado adquiere también el compromiso irrenunciable de proteger el bien más preciado que posee una persona y que es su propia vida, y derivado de esto, sus derechos ciudadanos. Cuando el Estado es incapaz de proteger la vida y los derechos, se puede hablar de “Estado Fallido”, “Estado Fracasado” o “Estado Inexistente”. El derecho penal de la modernidad debe evolucionar para hacerse compatible con la democracia. El pacto o contrato social que se encuentra en el origen de su legitimación establece que las penas o castigos deben encontrar su razón de ser en la legalidad, la necesidad, la proporcionalidad y la utilidad. En los sistemas autoritarios el castigo es un ejercicio solamente punitivo para la preservación del orden jurídico y la conservación de los vínculos sociales, en: “La Víctima en el Nuevo Proceso Penal Acusatorio” de José Zamora Grant, Instituto de Formación Profesional PGJDF, México, 2014, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO @antenaradio Primera Emisión 107.9FM Instituto Mexicano de la Radio.

Para escuchar pulse aquí:

Dr. Isidro H. Cisneros Cdhdf1

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

LA CONSTITUCIÓN SEGÚN GIOVANNI SARTORI

Sartori Elementos

La palabra “Constitución” viene del latin “Constitutio” que deriva del verbo “Constituir” y que quiere decir: Institutir o Fundar. Por definición todo Estado tiene una Constitución; pero solamente el Estado democrático es constitucional. Porque como afirma Benjamin Constant “Una constitución es la garantía  de la libertad de un pueblo, porque todo aquello que pertenece a la libertad es constitucional”, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO 8:30am en @antenaradio Primera Emisión, 107.9FM Instituto Mexicano de la Radio.

Tema: “Constitución”, en Elementos de Teoría Política de Giovanni Sartori, Bologna, Il Mulino, 1990. A propósito de la Asamblea Constituyente que deberá elaborar una Constitución Política para la Ciudad de México.

Para escuchar pulse aquí:

zzz102

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

HEIDEGGER Y LOS JUDÍOS

Heidegger

Un 5 de enero de 1895, el oficial del ejército francés Alfred Dreyfus fue acusado injustamente de espionaje a favor de Alemania y de traición a la patria por lo que, a pesar de la fragilidad de las pruebas, fue condenado a prisión perpetua y desterrado a la colonia penal de la Isla del Diablo en la Guyana Francesa. Aunque la verdadera causa de la imputación, como se demostró tiempo después, radicaba en su origen judío. El incidente Dreyfus marca el inicio del antisemitismo moderno y, al mismo tiempo, la aparición pública de los intelectuales que se dividieron entre quienes reclamaban la libertad en todas sus dimensiones y los viejos protagonistas de una cultura que consideraba que el verdadero intelectual debía subordinar la verdad a los intereses del Estado. El caso Dreyfus se convirtió en el símbolo de la lucha contra los prejuicios antijudíos y marca también el nacimiento de los intelectuales comprometidos, con el escritor Emile Zolá a la cabeza quien publicó un alegato a favor de Dreyfus bajo el titulo “¡Yo acuso! Carta al Presidente de la República” en el cual convoca a denunciar el error judicial y el antisemitismo prevaleciente. Acusado de difamación Zolá debió exiliarse. El antisemitismo evidencia un fenómeno constante en la historia: el odio a los judíos. Un rechazo que va desde la más sutil discriminación hasta el más abyecto de los genocidios. El antisemitismo ha sido caracterizado como un prejuicio y hostilidad abierta hacia los judíos como grupo generalizado y que suele manifestarse como una combinación de estereotipos religiosos, raciales, culturales y étnicos. El odio a los judíos está documentado desde los orígenes del cristianismo, y existen hipótesis que lo sitúan ya en la época helenística, no obstante, el nacimiento del antisemitismo como corriente moderna de pensamiento está ligado al surgimiento de los nacionalismos en el siglo XIX que tuvieron como bandera común la hipótesis de “un pueblo, un Estado”. El moderno antisemitismo evolucionó, considerando a los judíos en esencia como un pueblo apátrida, ajenos al cuerpo de la nación y enemigos potenciales de ésta. La judeofobia no tiene ya, como tuvo en el pasado, connotaciones estrictamente religiosas. Bajo el régimen de Hitler se intentó llevar a cabo la “solución final del problema judío”, fueron los nazis quienes convirtieron el genocidio en política de Estado y la intolerancia en una ideología. Durante el Holocausto -o mejor la Shoá- fueron asesinados seis millones de judíos en los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau, Majdanek, Chelmno, Treblinka, Sobibor  y Belzec, es decir, se asesinó a un tercio de los judíos que existían en ese momento en todo el planeta. La judeofobia es tan persistente que ha dado origen a tres tipos de antisemitismo: uno básico y antiguo de tipo religioso que produjo conversiones forzadas al cristianismo y al Islam, otro de tipo racial que condujo al Holocausto y, por último, uno ideológico o “nuevo antisemitismo” que se centra en la legitimidad del Estado de Israel y en el conflicto territorial en Medio Oriente.

“Heidegger y el Mito de la Conspiración Mundial de los Judíos” de Peter Trawny, Barcelona, Herder, 2015, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO, @antenaradio 107.9FM, Primera Emisión, Instituto Mexicano de la Radio.

Para escuchar pulse aquí:

Léxico1

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

LUIGI FERRAJOLI: TEORÍA DEL DERECHO Y DE LA DEMOCRACIA

to1 (14)

En su “Teoría del Derecho y de la Democracia”, Luigi Ferrajoli afirma que la caracterización solamente formal de la democracia no es suficiente por lo que se debe integrar con algún vínculo de carácter sustancial o de contenido. En este sentido, en una democracia lo político es inseparable de lo social. México vive una situación anómala. Todo parece haber cambiado de significado. Las fuerzas políticas que en el pasado se presentaban como símbolo del cambio hoy aparecen ancladas exactamente a su contrario: el inmovilismo y sus privilegios; mientras que aquellas antiguas posiciones defensoras del orden y el “statu quo” actualmente se presentan como portadoras de la transformación y la innovación. La anormalidad mexicana inicia con la alteración del principio que da orden al espacio político y que durante decenios estuvo representado por la antítesis derecha-izquierda como sujetos políticos autónomos. La anomalía política mexicana se observa cotidianamente cuando resulta evidente que no se asiste a una competencia normal entre estas posiciones políticas e ideológicas, sino que, por el contrario, el actual espacio político mexicano se encuentra ocupado no por una, sino por dos derechas. Es decir, por dos concepciones de la política que persiguen los mismos objetivos aunque con estrategias diferentes. Por un lado, una derecha incómoda con la democracia, tecnocrática y elitista, y por el otro, una derecha populista, clientelar y plebiscitaria. Dos derechas que aparentemente se encuentran en conflicto entre sí sobre los medios a utilizar en la acción político electoral, pero que en distintos aspectos se unifican en un fin común explícito: ofrecer un adecuado sistema institucional al proceso de reestructuración global que se encuentra en curso.

Luigi Ferrajoli, “Principia Iuris. Teoría del Derecho y Teoría de la Democracia”, Madrid, Trotta, 2011, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO, @antenaradio Primera Emisión 107.9FM , Instituto Mexicano de la Radio.

Para escuchar pulse aquí:

ta1 (12)

 

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

IDEAS: HISTORIA INTELECTUAL DE LA HUMANIDAD

ta1 (28)

La mejor prueba de la presencia de las ideas en las sociedades contemporáneas es el debate, áspero pero siempre vivo y actual, relativo a la tarea y responsabilidad de los intelectuales. Se dice que vivimos una fase de “pensamiento débil” y de “crisis de las ideologías”; un momento de “ausencia de ideas” y de “eclipse del pensamiento”. Y es cierto, no existe, por ejemplo, una sola explicación convincente sobre el momento por el que actualmente transita nuestra transformación política. Las ideas escasean y el pragmatismo domina a la política. Asignar un papel político a la cultura es posible en la democracia por lo que no se debe menospreciar la importancia de la reflexión sobre el papel que juegan las ideas en nuestro proceso de cambio. Los intelectuales, quienes son los portadores de las ideas, ejercitan una influencia especial en las cuestiones de interés social. En el mundo contemporáneo su acción se expresa en diversos campos pero sobre todo en la opinión pública evidenciando su función y responsabilidad. Colocar en el centro del discurso político a las ideas es importante frente a la creciente diversidad cultural y al pluralismo social que existe en México. En la actualidad, la difusión de las ideas estimula la formación de una cultura política participativa y refuerza a las instituciones democráticas. Sin embargo, no se debe olvidar que las ideas tienen un carácter político, es decir no son neutras ya que reflejan los símbolos, el sistema de valores y la cultura vigentes. La función política de las ideas se encuentra determinada por la posición que asumen los intelectuales frente a los problemas de nuestro tiempo, y en una democracia, se expresan a través de la crítica y el diálogo como sus instrumentos fundamentales de acción política.

Peter Watson, “Ideas. Historia Intelectual de la Humanidad”, Barcelona, Crítica, 2013, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO @antenaradio Primera Emisión 107.9 de FM.

to1 (15)

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

CALIDAD DE LA DEMOCRACIA

Dr. Isidro H. Cisneros Cdhdf1

Una democracia de calidad es una buena democracia, es decir, una estruc­tura institucional estable que hace posible la libertad y la igualdad de los ciudadanos mediante el funcionamiento correcto de sus institucio­nes. Una buena democracia es un régimen ampliamente legitimado que satisface por comple­to a los ciudadanos (calidad en términos de resultado); donde gozan de libertad e igualdad (calidad en términos de contenido), y donde tienen el poder de verificar y evaluar en qué medida el gobierno se atiene al Estado de derecho (calidad en términos de procedimientos). En tal horizonte, aún tenemos pendiente en México la construcción de un sistema de democracia de partidos que constituya una auténtica proyección representativa de la sociedad civil. La crisis de credibilidad política de nuestro tiempo se caracteriza por el declive de los partidos tradicionales como elemento central del sistema político en su conjunto. Necesitamos formas confiables para evaluar nuestro progreso democrático y la calidad de la democracia existente, sobre todo cuando se desarrollan conflictos que afectan la legitimidad política. Leonardo Morlino, La Calidad de las Democracias en América Latina. Informe para IDEA Internacional, Costa Rica, Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, 2014, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO 107.9FM @antenaradio Primera Emisión.

Para escuchar pulse aquí:

zmaquiavelo

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

REFLEXIONES SOBRE LOS HUMANOS Y OTROS ANIMALES

IMG_2412

Actualmente la mayoría de las personas creen formar parte de una especie capaz de ser dueña de su destino. Es una cuestión de fe, no de ciencia. Nunca hablamos del día en el que las ballenas o los gorilas se convertirán en amos y señores de sus destinos. ¿Y entonces porque si lo hacemos cuando se trata de seres humanos? Charles Darwin explica la relación que nos une al resto de los animales. Si sus descubrimientos se hubieran realizado en una cultura Taoísta, Sintoísta, Hindú o Animista, e incluso Budista, se habría convertido con toda probabilidad, en una hebra más del tejido mitológico de cada una de ellas. Porque en todos esos credos. los seres humanos y el resto de los animales están emparentados: John Gray, “Perros de Paja. Reflexiones sobre los humanos y otros annimales”, Barcelona, Paidós, 2008, en mi BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO, @antenaradio Primera Emisión, 107.9FM, Instituto Mexicano de la Radio.

Para escuchar pulse aquí:

z76e

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

FUNDAMENTALISMOS RELIGIOSOS

 

IMG_1705

El fanatismo religioso es un tipo de pensamiento dogmático y una modalidad de acción intolerante, apasionada e incondicional que se activa a partir de la creencia ciega en la propia verdad y en la fuerza capaz de imponerla. El fanático considera que los miembros de su comunidad deben comprometerse, de manera total e incondicional, con la causa religiosa en cualquiera de los campos de la vida social. A lo largo de la historia el fanatismo, el fundamentalismo y el esencialismo religioso han producido conflictos, violencia, guerras, holocaustos y terrorismo. Los fanáticos plantean de manera radical el problema de la pureza y del fundamento último de la comunidad. El fanatismo religioso también actúa políticamente, a partir de un pacto de rígida disciplina y de fe absoluta en la causa y sus mártires. Los fanáticos son idólatras que consideran que su pacto es divino y establecen una tabla de valores irrenunciables, por los cuales consideran que vale la pena luchar de cualquier forma, ya sea con la política o con la violencia. El fanático considera que quien piensa distinto debe ser castigado, o incluso, eliminado. Para él solo existen amigos y enemigos. México no está inmune al fanatismo fundamentalista. Los fanáticos se consideran dueños de la verdad y se adhieren a ella, prescindiendo de que sea verdadera o falsa, y justifican cualquier medio, lícito o ilícito para imponerla a los demás quienes son considerados “infieles”. El fanatismo no solo es católico, también existe en relación con el islam, el hebraísmo, el protestantismo y en ocasiones con el hinduísmo. El fanatismo religioso produce violencia sacra al intentar un imposible regreso al pasado, es decir, a los míticos orígenes de un credo religioso que resulta incompatible con el mundo moderno. Arcaico e intolerante, el fanatismo se remite a los fundamentos, al principio y al origen de las cosas que se identifica con una fe religiosa. El fanatismo desafía a las instituciones democráticas cuando supone poseer una verdad absoluta que debe imponerse a los demás aún contra su voluntad. El fanático es intransigente, irracional, dogmático y su pasión religiosa es exacerbada y violenta. Otras actitudes religiosas de cerrazón a la modernidad son el tradicionalismo y el conservadurismo. Estos movimientos están directamente comprometidos con la lucha política e interesados en la conquista del poder. El oscurantismo que representan los dogmas, las verdades absolutas y el fanatismo está en la base del autoritarismo, y en las distintas formas de intolerancia que se desarrollan en pleno siglo XXI. Porque como afirmaba el filósofo y político francés, además de gran experto en materia religiosa, Roger Garaudy: “el fanatismo religioso es un cáncer espiritual que amenaza a toda la civilización moderna”.

“Los Orígenes del Fundamentalismo en el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. La Intolerancia Religiosa frente al Progreso” de Karen Amstrong, Barcelona, Tusquets, 2004, en BIBLIOTECA MÍNIMA DEL BUEN CIUDADANO @antenaradio Primera Emisión 107.9FM.

Para escuchar pulse aquí:

IMG_1676

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn