Todas las entradas de Isidro H. Cisneros

Doctor en Ciencia de la Política por la Universidad de Florencia, Italia. Licenciado en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle del Pedregal. Ha sido: Consejero Presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal. Consultor Nacional de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la elaboración del Diagnóstico sobre la Situación de los Derechos Humanos en México (temas: derechos político-electorales, derechos indígenas, derecho al medio ambiente y derecho a la educación). Consultor del Banco Mundial en el Proyecto de Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Asesor de la Secretaría de Educación Pública para los contenidos de los libros de texto gratuito de primaria, en la materia de Formación Cívica y Ética. Autor del concepto: “Tolerancia”, libro de quinto grado, pp. 64-65. Distinciones: Miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde 1994. Recibió el «Contributo di Ricerca» 1990 otorgado por la Fundación Luigi Einaudi de la Ciudad de Turín, Italia. Obtuvo el Premio 1995 del XI Certamen Latinoamericano de Ensayo Político organizado por la Revista Nueva Sociedad de Venezuela. Recibió el “Galardón de Honor” 2000 otorgado por la Campaña Permanente por la Tolerancia Religiosa y la Libertad de Conciencia en México. Actividades profesionales: Consejero Ciudadano de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Consejero Electoral de la Junta Local en el Distrito Federal del Instituto Federal Electoral. Ha sido conferencista en: Departamento de Organización y Sistema Político de la Universidad de Bolonia, Italia. Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Lecce, Italia. Departamento de Estudios Jurídicos del Centro de Estudios sobre el Riesgo de la Universidad de Lecce, Italia. Centro Europeo de Estudios sobre la Democratización en Bolonia, Italia. Instituto de Estudios Iberoamericanos de la Universidad de Gotemburgo, Suecia. Ibero-Amerikanska Institutet de la Universidad de Estocolmo, Suecia. London School of Economics and Political Science (LSE), Inglaterra. University of Cambridge, Inglaterra. Centre for Policy Studies de la Universidad de Johannesburgo, Sudáfrica. Panelista en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia en Durban, Sudáfrica. Programa de Estudios sobre Cultura Judía de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel. Instituto “Stephen Roth” de Estudios sobre Antisemitismo y Racismo de la Universidad de Tel-Aviv, Israel. Centro de Análisis e Intervención Sociológica de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de la Universidad de París, Francia. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), Caracas, Venezuela. Programa de Estudios Posdoctorales de la Universidad Central de Venezuela. Sedes Guatemala y Ecuador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Universidad Estatal de California en Long Beach, Estados Unidos de Norteamérica. En México ha sido profesor en: Maestría en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en su Sede Académica de México. Maestría en Sociología Política del Instituto de Investigaciones Históricas Dr. José María Luis Mora. Doctorado en Ciencias Políticas de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Doctorado en Ciencias Sociales del Centro de Investigación y Docencia en Humanidades del Estado de Morelos. Licenciatura en Ciencia Política y Relaciones Internacionales del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Maestría en Sociología del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE). Maestría en Análisis Político de la Universidad Autónoma de Querétaro. Maestría en Ciencia Política del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara. Maestría en Derecho de la Universidad Anáhuac del Sur. Maestría en Economía y Gobierno de la Universidad Anáhuac del Norte. Doctorado en Gestión Estratégica del Centro de Alta Dirección en Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac del Norte. Licenciatura en Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido integrante de: Comité Editorial de Política y Sociología del Fondo de Cultura Económica. Comités dictaminadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Comité Editorial de la Revista “Acta Sociológica”, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales-UNAM. Comité Tutorial del Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Autor de los libros: • Tolerancia y Democracia, Instituto Federal Electoral, México, 1996. • Política Democrática y Gobernabilidad, México, Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América, 1997. • Recorridos de la Tolerancia. Autores, Creaciones y Ciclos de una Idea (con introducción de Alain Touraine), Océano, México, 2000. • Formas Modernas de la Intolerancia: de la Discriminación al Genocidio (con introducción de Michel Wieviorka), Océano, México, 2004. • Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas en México. Contribución para una Ciencia Política de los Derechos Colectivos, Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, México, 2004. • El Derecho Humano a la No Discriminación, México, Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, 2007. • Una Invitación a Comprender la Política y el Poder, México, Instituto Electoral del Estado de Jalisco, 2008. • Norberto Bobbio de la Razón de Estado a la Sociedad Democrática, Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco, 2014. Ha compilado: • Los Intelectuales y los Dilemas Políticos en el Siglo XX, México, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, 2 volúmenes, 1997. • Léxico de la Política, México, Fondo de Cultura Económica, 2000. • Diagnóstico sobre la Situación de los Derechos Humanos en México, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, 2003. • La Primavera de la Política. Ideas para Acabar con el Declive de la Democracia Tradicional, Barcelona, Libros de Vanguardia, 2007. • Grandes Temas para un Observatorio Electoral Ciudadano, 5 volúmenes, Instituto Electoral del Distrito Federal, México, 2008. En prensa: • Reglas Democráticas, Legalidad y Autodeterminación Partidaria, en “Comentarios a la sentencias del Tribunal Electoral, vertiente Salas Regionales”, Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Otras actividades: Autor, conductor e investigador del Primer y Segundo Curso Radiofónico: De la Esclavitud a los Derechos Humanos, Instituto Mexicano de la Radio 2013. Autor, conductor e investigador del Diccionario de la A a la Z de lo Políticamente Incorrecto, 100 cápsulas, Instituto Mexicano de la Radio, 2013. Ha escrito decenas de artículos, ensayos, reseñas y colaboraciones para publicaciones académicas especializadas en derechos humanos, sociología, ciencia política, filosofía y derecho, tanto en México como en otros países. Se ha desempeñado como analista político en “Radio Monitor” y “Radio Fórmula”. Actualmente: Editorialista de política nacional en el periódico “La Crónica de Hoy”. Titular de la columna radiofónica “Biblioteca Mínima del Buen Ciudadano”, Antena Radio Primera Emisión, 107.9 FM, Instituto Mexicano de la Radio.

COMPARTO MI LIBRO “NORBERTO BOBBIO: DE LA RAZÓN DE ESTADO AL GOBIERNO DEMOCRÁTICO” INSTITUTO ELECTORAL Y DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA JALISCO PDF

Libro Bobbio

La guerra es la antítesis del derecho. Desde esta perspectiva, el derecho se contrapone radicalmente a la guerra, y la vía judicial o jurídica suele presentarse como una alternativa moral y políticamente aceptable para la solución de los enfrentamientos derivados del uso de la fuerza, ya sea practicada por los individuos, las sociedades o los estados. Respecto al modo en que la guerra ha sido justificada se distinguen diferentes teorías: las que justifican todas las guerras, las que no justifican ninguna, y las intermedias, que aprueban unas y condenan otras. Para las primeras, las guerras son todas justas; para las segundas, todas injustas. El filósofo y militar Karl von Clausewitz considera que la guerra y la amenaza de una guerra son el medio constante a través del cual se expresa la política. El derecho, la religión, la moral, los grandes principios, la identidad nacional o cultural, han aportado las justificaciones necesarias para amortiguar en las conciencias individuales y colectivas el dolor que los conflictos armados producen. La violencia organizada y la guerra plantean la reflexión sobre el destino de la humanidad en su conjunto y el problema clave de la tutela internacional de los derechos humanos. Vivimos el período más extraordinario de la historia, ya que en él se han dado, juntos, catástrofes humanitarias carentes de todo paralelismo, fundamentales progresos materiales, y un incremento sin precedentes de nuestra capacidad para transformar, y tal vez para destruir, la faz de la tierra. Por ello reivindicamos, hoy y siempre, la democracia, la paz y la no violencia.

Para descargar el libro en formato PDF pulse aquí:

Norberto Bobbio. De la Razón de Estado al Gobierno Democrático PDF

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

NORBERTO BOBBIO EN LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA

FIL Argentina2

Vivimos tiempos de oscuridad. Nos encontramos huérfanos de ideas y no existen explicaciones válidas sobre el rumbo que nuestras sociedades podrían tomar. Todos los modelos y paradigmas políticos a través de los cuales nos explicábamos la realidad circundante, actualmente se encuentran en crisis. Al mismo tiempo, los intelectuales sufren un declive en cuánto interpretes de los cambios y de los tiempos. En una palabra, el pensamiento y la reflexión no logran ofrecer respuestas satisfactorias y eficaces para enfrentar los desafíos de nuestra época.  Se debilitan los controles sociales y culturales establecidos por los estados, las iglesias, las escuelas e incluso, las familias. Las fronteras entre lo normal y lo patológico, lo permitido y lo prohibido, pierden su nitidez. La política ya no gobierna nuestra organización social la cual, a su vez, ya no controla la actividad técnica y financiera. Cultura, política y economía, es decir, el mundo simbólico y el mundo instrumental se separan. Ante la barbarie cotidiana se desvanecen aquellos conjuntos a la vez políticos y territoriales, sociales y culturales, que antaño denominábamos civilizaciones. Asistimos al final de la política después de las ilusiones. La crisis de las ideologías, el eclipse de las certidumbres y la pérdida de rumbo, son características de nuestros tiempos. Lo que estaba alejado se acerca y el pasado se convierte en presente. El desarrollo ya no representa una serie de etapas a través de las cuales una sociedad sale del subdesarrollo, y la modernidad ya no sucede a la tradición. Todo se mezcla, el espacio y el tiempo se comprimen. Sólo existen medios, sin fines. En este contexto, el filósofo italiano Norberto Bobbio, en mi opinión el último de los clásicos del pensamiento político, ofrece indicaciones válidas para orientarnos en el caos de nuestro tiempo, así como un mapa sobre el universo de los fenómenos políticos que pueden ser de utilidad para entender las nuevas circunstancias. Su legado comprende una sistematización de los temas y problemas más recurrentes en la historia de las instituciones y de las doctrinas políticas. Existe un “modelo bobbiano de la política” que consiste en la recurrencia a los pensadores clásicos y en donde no existe una disputa entre antiguos y modernos, sino más bien una referencia a las teorías-modelo de la política desde Aristóteles y Platón, hasta Hobbes, Locke, Kant, Hegel y Max Weber, pasando desde luego, por Maquiavelo, Montesquieu y Rousseau.

Entre los temas recurrentes que tanto apasionaron al profesor, destacan los problemas del sistema democrático, sus desafíos, sus fundamentos, sus técnicas, sus reglas y sus valores. Así como los de la publicidad y la transparencia del poder, ambos rasgos distintivos del Estado constitucional democrático de derecho. El conjunto de estas reflexiones, temáticas y problemáticas de la política hacen de Norberto Bobbio un filósofo imprescindible para entender la democracia del siglo XXI. Para discutir sobre estas materias, hoy 4 de diciembre 2014 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, presentaré mi nuevo libro “Norberto Bobbio: de la razón de Estado al gobierno democrático”. Están todos invitados.

 FIL Argentina

FIL Argentina3

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

COMPARTO ENTREVISTA “MALTRATO ANIMAL DELITO PENAL” TVEGAS

z49

Un reclamo social respecto al maltrato animal recorre distintos países de América Latina. Esta demanda ciudadana se refiere no sólo a la violencia contra los animales domésticos sino contra todo tipo de animales silvestres y exige que las sanciones sean más fuertes, incluso con la pena privativa de la libertad, si el maltrato o muerte es contra especies endémicas, amenazadas, en peligro de extinción o migratorias. En México, este reclamo también existe y plantea que el maltrato animal debe ser considerado un delito penal a nivel federal. Casi todas las entidades de nuestro país cuentan con una ley de protección a los animales, pero la mayoría no están actualizadas o no son cumplidas a cabalidad, además los vacíos jurídicos impiden garantizar su bienestar. Hasta el momento no se conoce públicamente un caso de encarcelamiento por maltrato animal y todo queda en sanciones administrativas o ridículas multas, por lo que resulta urgente una ley federal que penalice a los agresores. A los animales se les debe reconocer -como derecho subjetivo individual- el derecho a la vida. Es necesario prohibir las torturas, los experimentos “científicos” o su asesinato con motivaciones “deportivas” o “artísticas”. Las sanciones legales contra el maltrato injustificado deben abarcar todos los actos de violencia que causan al animal dolor o sufrimiento, encuadrando en el precepto tanto la comisión por acción como por omisión. Es un delito de resultado material frente a la vida o salud del animal. Su protección primero fue de tipo religioso y después filosófico. Ha llegado el momento de generar una protección jurídica efectiva.

Es necesaria una Ley Federal de Protección Animal para erradicar uno de los mayores lastres de la actualidad, inaceptable en una sociedad moderna y democrática: el maltrato animal. Pese a que existen prohibiciones sobre la violencia contra determinadas especies queda un largo camino por recorrer. Para cambiar esta situación debemos modificar aquellos usos y costumbres que consideran el maltrato hacia los animales como una tradición humana. Con el objetivo de que sus derechos sean reconocidos, es necesario el convencimiento ético de las personas. Una opinión moral no es por sí misma superior a otra opinión moral, pero desde el punto de vista sociológico, una opinión moral puede prevalecer, respecto a las convicciones de cada individuo, cuando ese punto de vista es compartido por la colectividad. La percepción social de las cuestiones éticas es el fundamento para el reconocimiento de los derechos. Alrededor del mundo actualmente existen millones de seres humanos que son esclavos de hecho y como tales son tratados, pero la idea del esclavismo es culturalmente inaceptable. Para conseguir este resultado fueron necesarios cientos de años y para abolirla definitivamente se requerirán muchos más. Sin embargo, sobre el plano cultural debemos registrar la rapidez con que el proceso democrático ha promovido la extensión de los derechos fundamentales, a categorías cada vez más amplias de sujetos. Este proceso conducirá inevitablemente al reconocimiento de los derechos fundamentales para los animales no humanos.

En la cultura tradicional los animales no son objeto de consideración moral porque ellos no son personas y pertenecen al conjunto de objetos que se encuentran en la naturaleza. Se afirma que sobre los animales solo recaen consideraciones morales cuando los comportamientos hacia ellos representan un indicador sobre el carácter moral de la sociedad. La ética de la naturaleza entra en juego cuando la intervención humana amenaza la vida en general. Hablar de derechos de la naturaleza también quiere decir proteger la vida y el bienestar de los animales. Los bienes naturales son bienes públicos y amenazarlos o garantizarlos depende de acciones colectivas, por lo que el reclamo ciudadano postula una regulación jurídica que satisfaga los principios de justicia y protección. Los derechos de los animales tienen dos premisas: tratar igual a los iguales de acuerdo con su igualdad, y no dañar a ninguno de los animales que, como ha confirmado la etología científica desde Charles Darwin, son capaces de sentir dolor, angustia y sufrimiento. La batalla por el reconocimiento de sus derechos es una batalla auténticamente revolucionaria y para nada prematura, porque enfrentar la cuestión de los derechos de los animales no humanos significa tratar el problema crucial de los derechos para todos. Los derechos de los animales ocupan un espacio en el debate sobre los denominados nuevos derechos y sujetos de la democracia. Aquello que debemos admitir, la verdad que debemos remarcar, es que, justamente como los negros no existen en función de los blancos o las mujeres en función de los hombres; de esta manera, los animales no existen en función de los humanos. Ellos no forman parte de los generosos recursos que nos otorgó una divinidad benévola o una naturaleza infinitamente previsora. Ellos tienen una existencia y un valor propio. Una moral que no incorpore esta verdad se encuentra vacía de significado. Un sistema jurídico que la excluya está ciego.

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

INVITO A LEER “RECORRIDOS DE LA TOLERANCIA, AUTORES, CREACIONES Y CICLOS DE UNA IDEA” OCEANO EDITORES

Recorridos de la Tolerancia

La tolerancia debe ser considerada una forma de apertura, comprensión y respeto por la diversidad. Es una virtud que permite la cooperación y la inclusión de las diferencias. La tolerancia representa un fin en sí mismo, porque privilegia la persuasión sobre la fuerza. Construir tolerancia implica tratar de ser inmunes a los estereotipos y a la parcialidad, lo que significa reconocernos, al mismo tiempo, como iguales pero diferentes, sintetizando dos conceptos que se conciben contrapuestos. La tarea de la política en la democracia consiste en garantizar el respeto y la promoción de los valores cívicos. Se cumplen 237 años de la muerte del filósofo e historiador francés Francoise Marie Arouet de Voltaire, considerado uno de los representantes más importantes de la Ilustración, quien se presenta como defensor de la tolerancia y los derechos humanos. Estableció los fundamentos de la lucha contra los dogmatismos y fanatismos de la época moderna. Sostenía que la tolerancia es un principio racional: “estamos llenos de debilidades y errores: la primera ley de la naturaleza exige perdonarnos recíprocamente nuestras torpezas”.

Sigue leyendo INVITO A LEER “RECORRIDOS DE LA TOLERANCIA, AUTORES, CREACIONES Y CICLOS DE UNA IDEA” OCEANO EDITORES

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

RACISMO COMO LEY DEL ESTADO

Mientras se realizan conversaciones entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina para lograr un acuerdo que haga posible la paz en Medio Oriente, el gobierno de Benjamín Netanyahu ha propuesto una legislación que establece un modelo de racismo institucional orientado a la integración de un Estado étnica y religiosamente puro. La denominada “Ley del Estado Judío” promueve este sistema contraviniendo el carácter democrático del país. Postula la igualdad individual para todos los ciudadanos, pero reserva el derecho nacional y los derechos colectivos sólo para el pueblo de Israel.

Sigue leyendo RACISMO COMO LEY DEL ESTADO

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn