¿ADIÓS A LA TRANSPARENCIA?

La discrecionalidad con que se reserva la información en México facilita su manipulación en función de intereses ajenos a las necesidades del Estado democrático, pero cercanos a las oportunidades políticas del momento. Los problemas más relevantes de la sociedad mexicana son la impunidad y la corrupción, incluso por encima de la pobreza. Los delitos, faltas e infracciones que se definen como actos de corrupción casi nunca se castigan. Desde luego, no es privativa de México, pero cuando las instituciones no funcionan se agrava más. La democracia es por definición “poder en público”. Para el autoritarismo el secreto es su esencia. Gran parte de la historia política de todos los tiempos está representada por el esfuerzo de los ciudadanos para extender el área del poder visible respecto a la del poder invisible. De esta forma, la democracia representa un sistema institucional que obliga a los gobernantes a tomar las decisiones con transparencia y a la luz del día, al tiempo que permite a los gobernados observar cómo y dónde son tomadas tales decisiones. Mi columna en #CrónicaTV:

CRONICA 2017-07-10-VIDEO

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *