CARAVANA POR LA PARIDAD POLÍTICA

p1 (12)

 

El 2 de septiembre se llevó a cabo la Gran Caravana por la Paridad, un evento para recordar la lucha por los derechos políticos en condiciones de igualdad en México. Organizada desde la sociedad civil y con el apoyo de instituciones públicas se recordará el largo camino que las mujeres han debido recorrer para formar parte de la democratización mexicana. Este proceso tomó cauce solo muy recientemente, cuando en el 2011 la autoridad electoral jurisdiccional emitió sentencia para obligar a los partidos políticos a respetar la denominada “cuota de género”. Inició así, un proceso para hacer efectiva la igualdad de oportunidades en materia de representación política. La reforma electoral de 2014 impuso a los partidos políticos la obligación constitucional de garantizar la paridad de género en la postulación de candidaturas a legisladores federales y locales, acabando así con diversas prácticas de simulación que los partidos tradicionales adoptaron durante años para evadir este compromiso democrático. Finalmente, se reconoció en nuestro máximo ordenamiento legal, que al igual que los derechos humanos, considerados un atributo universal de la persona, también los derechos político-electorales deben ser para todos.

Los derechos políticos de las mujeres se hacen públicos después de siglos de estar relegados a la esfera privada de la familia patriarcal. El reclamo por la paridad política, se estructuró sobre la premisa de que los roles de género son una construcción cultural que desarrolló un dualismo: los roles masculinos asociados a la competencia y los femeninos a la asistencia, generando un sistema de dominación sobre las mujeres. Modificando esta construcción cultural fue posible avanzar en nuestro proceso democratizador a través del ingreso de las mujeres en los espacios de la política, históricamente en manos de los hombres. Vivimos en un país con gigantescas injusticias culturales. Hay diferencias relevantes en términos territoriales, étnicos, de género y de clase. El racismo social está en el origen de formas contemporáneas de desigualdad profundamente enraizadas. Más mujeres con voz e influencia en la toma de decisiones políticas, quiere decir, mayores decisiones públicas con perspectiva de género, lo que conlleva una gestión institucional más incluyente, que reconoce la diversidad de las mujeres promoviendo su empoderamiento en los distintos espacios políticos, económicos y sociales, con igualdad de oportunidades y recursos. Agregando además seguridad, mayor prevención y efectividad del sistema de justicia contra la violencia de género, así como garantías para alcanzar el pleno cumplimiento de los derechos políticos de las mujeres. La importancia de la Gran Caravana por la Paridad nos recuerda que el Congreso de la Unión, que se instaló este sábado en su LXIII Legislatura, tendrá una composición en la que, si bien los hombres siguen siendo mayoría relativa, el 42% serán mujeres por primera vez en nuestra historia. En la anterior legislatura ellas representaron el 33%, por lo que invito a participar en este esfuerzo colectivo de construcción de ciudadanía para el empoderamiento político de las mujeres.

z9 (34)

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *