OPOSICIÓN Y DEMOCRACIA

 

 

Oposición

Un régimen es democrático cuando los ciudadanos pueden formular sus preferencias libremente, asociarse, expresarse y sufragar sin limitaciones. Cuando votan expresan sus preferencias respecto a diferentes alternativas políticas que compiten por el apoyo popular. La democracia es más robusta cuando mayor es el número de ciudadanos que expresan su consenso. Cuando la oposición se diluye, se debilita el esquema democrático de los pesos y contrapesos. Sin oposición la democracia se degrada. Incluso, el proceso que sigue un régimen político para reconocer a la oposición representa uno de los indicadores para distinguir entre un régimen democrático y otro autoritario.

El próximo seis de diciembre se llevarán a cabo elecciones parlamentarias en Venezuela. Lograr la convocatoria no fue un proceso sencillo, el gobierno solo accedió después de un fuerte reclamo por parte de la comunidad internacional. Para que se emitiera la convocatoria diversos líderes opositores, como Leopoldo López y Daniel Ceballos, mantuvieron una huelga de hambre en la cárcel militar donde se encuentran en calidad de presos políticos. La oposición en este país padece persecuciones de todo tipo, como en el caso del Alcalde Mayor de Caracas, Antonio Ledezma, quien fue sustraído de su oficina, encarcelado y posteriormente, mantenido en prisión domiciliaria.

Sin sustento jurídico, en los últimos días se están llevando a cabo “inhabilitaciones electorales selectivas” que afectan a dirigentes de la oposición por parte de la Contraloría General y del Consejo Nacional Electoral. Una clara arbitrariedad que limita el derecho político de elegir y ser elegido. Anteriormente, se establecía la inhabilitación con un año de antelación, ahora se hace de manera expedita. Iniciaron el 13 de julio cuando la fecha para inscribir candidatos vence el próximo 7 de agosto. Las inhabilitaciones, que también han alcanzado a algunos partidos locales opositores, son un instrumento del poder gubernamental para excluir a la oposición del proceso electoral.

Destaca la inhabilitación de la dirigente María Corina Machado, quien en 2014 fue desaforada de su condición de diputada por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, un oscuro personaje cercano al presidente Nicolás Maduro. Importantes líderes de la oposición no podrán ser candidatos, lo que aumentará la polarización política y social existente. A esto se suma una grave situación económica caracterizada por devaluaciones cotidianas de la moneda y elevadas tasas de inflación. Se estima una caída de 7% en el Producto Interno Bruto para fin de año, lo que equivale a un empobrecimiento generalizado del país.

La oposición política representa el derecho democrático de los diferentes grupos sociales para disputar el poder, así como la participación organizada de los ciudadanos para influenciar la toma de decisiones. En los regímenes no democráticos, como afirma el politólogo Juan Linz, la oposición al gobierno no puede organizarse abierta y legalmente en partidos políticos, ni enfrentarlo en elecciones libres e imparciales. El monopolio político que busca establecer el gobierno de Nicolás Maduro asemeja a una dictadura plebiscitaria. En Venezuela no existen libertades democráticas. Tampoco un sistema de justicia independiente. Con presos políticos, ausencia de oposición y prensa amordazada no hay elecciones libres, ni pueden ser justas.

Oposición1

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *