NORBERTO BOBBIO EN LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA

FIL Argentina2

Vivimos tiempos de oscuridad. Nos encontramos huérfanos de ideas y no existen explicaciones válidas sobre el rumbo que nuestras sociedades podrían tomar. Todos los modelos y paradigmas políticos a través de los cuales nos explicábamos la realidad circundante, actualmente se encuentran en crisis. Al mismo tiempo, los intelectuales sufren un declive en cuánto interpretes de los cambios y de los tiempos. En una palabra, el pensamiento y la reflexión no logran ofrecer respuestas satisfactorias y eficaces para enfrentar los desafíos de nuestra época.  Se debilitan los controles sociales y culturales establecidos por los estados, las iglesias, las escuelas e incluso, las familias. Las fronteras entre lo normal y lo patológico, lo permitido y lo prohibido, pierden su nitidez. La política ya no gobierna nuestra organización social la cual, a su vez, ya no controla la actividad técnica y financiera. Cultura, política y economía, es decir, el mundo simbólico y el mundo instrumental se separan. Ante la barbarie cotidiana se desvanecen aquellos conjuntos a la vez políticos y territoriales, sociales y culturales, que antaño denominábamos civilizaciones. Asistimos al final de la política después de las ilusiones. La crisis de las ideologías, el eclipse de las certidumbres y la pérdida de rumbo, son características de nuestros tiempos. Lo que estaba alejado se acerca y el pasado se convierte en presente. El desarrollo ya no representa una serie de etapas a través de las cuales una sociedad sale del subdesarrollo, y la modernidad ya no sucede a la tradición. Todo se mezcla, el espacio y el tiempo se comprimen. Sólo existen medios, sin fines. En este contexto, el filósofo italiano Norberto Bobbio, en mi opinión el último de los clásicos del pensamiento político, ofrece indicaciones válidas para orientarnos en el caos de nuestro tiempo, así como un mapa sobre el universo de los fenómenos políticos que pueden ser de utilidad para entender las nuevas circunstancias. Su legado comprende una sistematización de los temas y problemas más recurrentes en la historia de las instituciones y de las doctrinas políticas. Existe un “modelo bobbiano de la política” que consiste en la recurrencia a los pensadores clásicos y en donde no existe una disputa entre antiguos y modernos, sino más bien una referencia a las teorías-modelo de la política desde Aristóteles y Platón, hasta Hobbes, Locke, Kant, Hegel y Max Weber, pasando desde luego, por Maquiavelo, Montesquieu y Rousseau.

Entre los temas recurrentes que tanto apasionaron al profesor, destacan los problemas del sistema democrático, sus desafíos, sus fundamentos, sus técnicas, sus reglas y sus valores. Así como los de la publicidad y la transparencia del poder, ambos rasgos distintivos del Estado constitucional democrático de derecho. El conjunto de estas reflexiones, temáticas y problemáticas de la política hacen de Norberto Bobbio un filósofo imprescindible para entender la democracia del siglo XXI. Para discutir sobre estas materias, hoy 4 de diciembre 2014 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, presentaré mi nuevo libro “Norberto Bobbio: de la razón de Estado al gobierno democrático”. Están todos invitados.

 FIL Argentina

FIL Argentina3

¿Te gustó? CompárteloTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *